Proyectos de diversificación de las aplicaciones de la madera de eucalipto

Una de las primeras iniciativas emprendidas desde el CIS-Madeira, tras su creación en el año 1996, fue el impulso de acciones de I+D+i relacionadas con la valorización de la madera de eucalipto blanco, que, ya en aquel momento, se situaba entre las principales especies forestales de Galicia.

El eucalipto blanco, siendo originario del sudeste de Australia, se introdujo durante el siglo XIX en países como España, Estados Unidos, Chile, Ecuador, Uruguay… Los primeros ejemplares se emplearon como curiosidad botánica y por su valor ornamental. Con el tiempo, tras constatarse el rápido crecimiento de esta especie y sus destacadas propiedades mecánicas, fueron surgiendo diversas aplicaciones en minería, así como en construcción naval y civil. No obstante, no fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando se produjo su expansión a gran escala en Galicia, al iniciarse su aprovechamiento en la fabricación de pasta de papel.

A finales de los años 90, en respuesta al interés empresarial existente ante la posibilidad de diversificar los empleos de la madera de eucalipto, en relación con aplicaciones de carpintería y mobiliario de alto valor añadido, el CIS-Madeira emprendió un conjunto de proyectos, de carácter técnico y promocional, que contribuyeron a la valorización de esta especie en Galicia.

El primero de ellos fue un proyecto de investigación cooperativa sobre aserrado, cofinanciado por la Unión Europea, en el que participaron varios aserraderos gallegos y portugueses, un fabricante de maquinaria alemán, y un centro tecnológico francés (Centre de Coopération Internationale en recherche Agronomique pour le Développement - Cirad). Asimismo, en esta fase inicial, se abordó el estudio y mejora de procesos de fabricación básicos, relacionados con las tecnologías de secado y encolado.

Paralelamente a este desarrollo de conocimiento técnico, el Centro fue contratado para crear una nueva planta de fabricación de perfiles de madera laminada, basada en la transformación del eucalipto blanco. Este innovador proyecto, del que no existían precedentes a nivel mundial, fue impulsado por la empresa lucense Laminados Villapol. Tras varios años de trabajo, en 2001, se inició la actividad de una nueva fábrica, con una capacidad anual estimada en 9000 m3 de producto final, localizada en el municipio de Trabada (Lugo). Hoy en día, el mercado de la empresa Laminados Villapol está afianzado, sobre todo, en Francia, Alemania (con destino a la fabricación de ventanas de alta calidad) y España.

Posteriormente, se impulsaron también varias iniciativas dirigidas a mejorar el aprovechamiento forestal, desde nuevas perspectivas, mejorando la calidad de la materia prima. Un aspecto crucial para el aprovechamiento óptimo de la madera sólida de eucalipto es la reducción del nivel de tensiones de crecimiento existente en los árboles en pie. Con el fin de avanzar en este sentido, se llevó a cabo un proyecto de investigación, enmarcado en el programa “Marie Curie Individual Fellowship”, en el que participó un investigador proveniente de la Universidad de Friburgo (Alemania). A través de este proyecto se desarrolló un modelo alternativo de gestión forestal, que permite compatibilizar la producción de madera aserrada con la de madera de trituración.

Con estos antecedentes, y tras la publicación de varios libros y artículos, los trabajos del CIS-Madeira adquirieron notoriedad a escala internacional, lo que propició la realización de varios servicios técnicos y actividades divulgativas en Portugal, Brasil, Uruguay, Chile, Australia y Laos.

[Artículo elaborado por Fernando Sanz].